Lecturas ...

Algún día


Algún día, cuando te sientas muy valioso;
Algún día, cuando tu ego se encuentre floreciente;
Algún día, cuando pienses, vanidoso,
Que eres el mejor de los presentes;
Algún día, cuando creas que al salir
Dejarás un vacío difícil de llenar,
Este sencillo ejemplo has de seguir
Y verás como tu alma se llena de humildad.

Toma un balde y llénalo de agua,
Mete la mano hasta que mojes tu muñeca,
Sácala, y el hueco que allí queda,
Es la medida del vacío que tú dejas.

Puedes chapotear cuanto quieras hacerlo,
Puedes remover toda el agua que haya allí,
Pero detente, y verás que en ese instante
Todo vuelve a ser lo mismo que antes.

La moraleja de este exquisito arcaísmo es:
Haz con honradez cuanto te sea dable
Y aunque orgulloso te sientas de ti mismo
Recuerda que no hay nada en este mundo
Indispensable.

ANONIMO




retour