Lecturas ...

La Oración del Perro (de Beth Norman Harris)


Trátame con cariño, mi amado amo, porque ningún corazón en el mundo es más agradecido que el mío.

No bajes mi espíritu con un golpe, porque yo no puedo hablar y no tengo a quien quejarme. Además tu paciencia y comprensión me harán aprender más rápido las cosas que quieres que haga.

Habla conmigo a menudo porque tu voz es la música más dulce que existe como tú puedes adivinar por los latidos de mi corazón y por la forma que meneo la cola cuando escucho tus pasos.

Cuando hace frío y humedad, déjame entrar a tu casa porque soy un animal domesticado que pide la gloria de echarse a tus pies junto a la chimenea… pero si no tuvieras techo, yo preferiría seguirte por el hielo y la nieve antes que dormir en la almohada más suave del hogar más cálido de toda la Tierra. Porque tú eres mi Dios y yo soy el más fiel de tus devotos.

Por favor ten mi plato lleno de agua limpia y aliméntame con comida buena y fresca para no enfermar y siempre estar a tu lado para protegerte hasta con mi vida.

Y si, mi querido amo, Dios decide privarme de mi salud o de mi vista, no me apartes de ti. Más bien tómame en tus brazos porque tus caricias me aliviarían de cualquier tormento… y podré irme al más allá sabiendo que hasta mi último suspiro mi destino era estar en tus manos protectoras.




retour