Lecturas ...

San Martin de Porres


San Martin de Porres San Martín de Porres (Lima, 1579 - 1639), llamado « Martín de la Caridad », fue un religioso peruano de la Orden de los Dominicos y el primer santo mulato de América del Sur. Es el santo patrón de la armonía interracial, conocido por su modo de vida vegetariano, su trabajo social y sus poderes de curación milagrosos.

Entre los numerosos milagros que le son atribuidos están la levitación, bilocación, conocimiento milagroso, curas instantáneas y una capacidad de comunicar con los animales.

Es conocido también como « el santo de la escoba » por ser representado con una escoba en la mano como símbolo de su humildad.


San Martin de Porres Primeros años


Martín de Porres fue hijo de un noble burgalés, caballero de la Orden de Alcántara, Juan de Porres, natural de la ciudad de Burgos, y de una negra liberta, Ana Velázquez, natural de Panamá que residía en Lima. Dos años después, nació Juana, su única hermana.

Martín de Porres fue bautizado el 9 de diciembre de 1579 en la Iglesia de San Sebastián de Lima en la que siete años más tarde lo sería Santa Rosa de Lima.

Habiendo sido su padre llamado a altas funciones y no pudiendo asegurar la educación y la subsistencia de su familia, dejó a su madre subvenir a sus necesidades y a la de ambos niños. Vivieron pues en medio de grandes dificultades materiales. Su madre tenía muy pocos recursos que provenían del lavado de ropa.

El pequeño Martín a menudo volvía del mercado sin el dinero que le había sido confiado, y sin las provisiones encargadas, habiendo encontrado sobre su camino a los pobres muy numerosos que vivían en las calles de Lima en aquella época y a los que había distribuido sus modestas compras.

En una de sus visitas, Juan de Porres tomó a sus dos niños, Martín que tenía entonces 8 años y Juana que tenía seis, y se los llevó con él a Guayaquil en Ecuador. Se quedaron allí cuatro años, pero Juan que había sido llamado a Panamá, dejó a Juana a Guayaquil en casa de una tía y llevó a Martín a Lima a casa de su madre, abasteciéndole de qué subvenir dignamente a su educación.

Martín fue confirmado por el Arzobispo Toribio de Mogrovejo (1538-1606), que fue canonizado santo posteriormente.

San Martin de Porres El joven Martín, entonces de 12 años, decidió aprender el oficio de barbero.

Los barberos en aquella época aprendían también a curar las heridas y hacían las veces de médico e incluso de cirujano.

Martín fue un aprendiz atento y dedicado. Los enfermos venían preferentemente hacia él tanto por su dulzura como por sus competencias que eran ya grandes.

A la edad de los 15, Martín terminó su trabajo con el barbero-cirujano y se hizo un servidor en el Convento del Santo Rosario de Lima, que recientemente había sido establecido.


San Martin de Porres Vida religiosa


Entró en la Tercera Orden de Santo Domingo de Guzmán bajo la categoría de «donado».

Es decir, como terciario, recibía alojamiento y se ocupaba en muchos trabajos como criado.

Efectuaba todas estas tareas con alegría y humildad; también le fue asignado a los cuidados de los enfermos en la enfermería, lo que cumplía con devoción y gran éxito.

Así vivió nueve años, practicando los oficios más humildes. Fue admitido como hermano de la orden en 1603. Perseveró en su vocación a pesar de la oposición de su padre y, en 1606, se convirtió en fraile profesando los votos de pobreza, castidad y obediencia.

San Martin de Porres Martín trabajaba mucho. Tenía una piedad profunda : se levantaba en la madrugada para ir a la iglesia y servir en la Misa, y después de su trabajo, se encerraba en su cuarto para rezar, los ojos fijos sobre el crucifijo, y leer obras piadosas.

A causa de su trabajo diligente, Martín fue promovido a colector de limosnas : él pidió al rico de ayudar a los pobres y enfermos de Lima.

Ciertas curaciones milagrosas le fueron atribuidas por sus hermanos que le reconocían el don de taumaturgia.

Era paciente, sordo a los desaires. Cuando un paciente lo trataba bruscamente decía :

« Debo darle mejores cuidados a éste, porque me conoce mejor que otros ».

San Martin de Porres Pero Martín tenía tales dones de curación que pronto tuvo una reputación como el trabajador de milagros. También en la distribución del alimento del convento al pobre, el alimento pareció multiplicarse milagrosamente.

A causa de su formación y experiencia con el cirujano-barbero y su interés obvio en ayudar a los enfermos, Martín fue asignado responsable de la enfermería del convento cuando él tenía 24 años; allí su reputación por el buen cuidado de los enfermos creció.

Los dominicanos quedaron tan impresionados que también abandonaron la antigua oposición, basada en su raza y lo hicieron dominicano terciario. Como era un hombre tan maravilloso que pudo curar a tantos enfermos que las limitaciones raciales dejaron de existir.


San Martin de Porres Misionero de niños y de pobres


El hermano Martín tenía la costumbre, a pesar de sus ocupaciones múltiples, de reunir a algunos jóvenes obreros del monasterio para instruirlos y hablarles del Evangelio.

Fuera del convento, en la ciudad de Lima, muchos huérfanos vagabundeaban, sin familia y sin educación.

Martín trabajó con ardor en la fundación del orfanato de la Santa Cruz que tenía por vocación de recoger a estos niños y de educarlos.

Era cuidadoso en la elección de los maestros y otros empleados, con el fin de que los estudios ofrecidos sean fructuosos para que los niños puedan luego establecerse en la vida con una formación sólida y cristiana.

San Martin de Porres Para financiar sus empresas, Martín no vacilaba en solicitar a los grandes personajes de la ciudad, y éstos eran generosos tanto su Fe y su Fuerza eran grandes.

Martín tenía la costumbre, al fin de la comida, de pasar de mesa en mesa para recuperar todo lo que había podido ser dejado y de salir inmediatamente a distribuirles a los pobres que le esperaban.

Su confianza en la Providencia era tal, que solía decir :

« Pueda Dios, en su Misericordia infinita, multiplicar este alimento, y los pobres jamás dejarán de ser totalmente servidos ».

Martín continuó a llevar a los enfermos al monasterio hasta que el provincial Superior, alarmado por el contagio que amenazaba a los monjes, le prohibió que continúe haciéndolo. Su hermana, que vivía en la ciudad, le ofreció su casa para alojar a aquellos a los que el pequeño monasterio no podía admitir.


San Martin de Porres Penitencias


Efectuaba largas penitencias, rezando por las almas del Purgatorio, haciéndose azotar por los otros monjes en signo de humildad.

Llevaba el cilicio y a menudo ayunaba.

Iba hasta el fin de su voto de pobreza.

Su hermana quería ofrecerle un segundo hábito con el fin de que pueda cambiar y lavar el suyo, pero él respondió :

« Cuando lavo mi hábito, mi túnica basta para mí durante el tiempo que se seca; y cuando lavo mi túnica, es mi hábito que llevo. Esto verdaderamente sería superfluo de tener dos vestidos para mi uso ».

También, él prefería los zapatos viejos a los nuevos.


San Martin de Porres Martín y los animales


Podemos decir que San Martín de Porres es el « San Francisco d' Assis de los Dominicanos » por su amor de los animales.

Es a menudo representado en compañía de un perro, un gato, un ratón o de otros animales.

Hablaba con los animales. Por ejemplo, pidió a los ratones que manchaban las ropas y roían las reservas alimentarias de ir a instalarse afuera, en el jardín, e indicó que proveería a su subsistencia. Sus hermanos vieron entonces que numerosos ratones salieron de sus hoyos y se reunieron en el jardín donde el hermano Martín les daba regularmente de comer.

Tenía la costumbre de cuidar y de curar milagrosamente los perros callejeros heridos o enfermos, y también de dar de comer a todos los animales del monasterio, en el mismo plato donde pavas, ratones y gatos comían juntos bajo su mirada.


San Martin de Porres Milagros


Entre muchos milagros atribuidos al Santo Martín era la levitación, la bilocación (estar en dos sitios al mismo tiempo), el conocimiento milagroso, curas instantáneas y una capacidad de comunicarse con los animales.

Pronto se hizo conocido en Lima no sólo por su actitud humanitaria y buena voluntad de hacer cualquier trabajo que fuese necesario (a menudo lo muestran con una escoba debido a esto), sino también por sus curas espectaculares, que eran probablemente más el resultado de su progreso espiritual que de su conocimiento médico.

Martín era un hombre muy espiritual, pasando el tiempo en la oración, a veces siendo rodeado por una luz brillante y hacía la penitencia muchas veces al día.

San Martin de Porres Hay muchos casos registrados de cuando sus hermanos monjes lo encontraron en la capilla antes del Santo Sacramento tan lleno de amor para Jesús que levitaba en un éxtasis puro.

En otros casos, Martín fue capaz de desdoblarse y pasar por puertas cerradas para ayudar a una persona enferma o que muere en otra parte del monasterio.

Fue capaz de saber si la persona a su cuidado iba o no a recuperarse. También tenía el don de la clarividencia.

San Martin de Porres Martín deseaba ir a evangelizar Africa, China, Japón, México y Filipinas, como muchos dominicanos lo habían hecho. Jamás tuvo la oportunidad de realizar este voto. No obstante, testigos dijeron haber visto a Martín en estos países.

Se le atribuyó también el don de la sanación, de los cuales quedan muchos testimonios, siendo los más extraordinarios la curación de enfermos desahuciados. « Yo te curo, Dios te sana » era la frase que solía decir para evitar muestras de veneración a su persona.


San Martin de Porres Muerte


En enero de 1639 cuando Martín tenía sesenta años, se puso muy enfermo con escalofríos, fiebres, temblores y dolores atroces. Había tenido varios brotes severos de la enfermedad durante el año y dijo a sus colegas que ésta sería su última enfermedad.

Cuando la muerte fue inminente, pidió el Viaticum y el Ultimo Sacramento. Cuando el Salve Regina fue cantado y el Credo entonado, el crucifijo que tenia Martín en sus manos resbalo y su alma dejó su cuerpo. Eran alrededor de las 9 P.M., del 3 de Noviembre de 1639, en el Priorato del Rosario.

En la actualidad sus restos descansan en la Basílica y Convento de Santo Domingo de Lima, junto a los restos de Santa Rosa de Lima y San Juan Macías en el denominado « Altar de los Santos Peruanos ».


San Martin de Porres Beatificación y Canonización


Martín de Porres fue Beatificado el 29 de octubre de 1837 por el Papa Gregorio XVI.
Fue Canonizado el 16 de mayo de 1962 por el Papa Juan XXIII.
Su Fiesta ha sido fijada para el 3 de noviembre.

El Papa Juan XXIII dijo en su homilía de Canonización :

« San Martín, siguiendo las enseñanzas del Divino Maestro, amó con profunda caridad, nacida de una fe inquebrantable y de un corazón desprendido a sus hermanos.
Quiso a los hombres porque los veía como hijos de Dios, y como sus propios hermanos y hermanas.
Amaba a los hombres porque los juzgaba hermanos suyos por ser hijos de Dios; más aún, los amaba más que a sí mismo, pues en su humildad juzgaba a todos más justos y mejores que él.
Amaba a sus prójimos con la benevolencia propia de los héroes de la fe cristiana.
Excusaba las faltas de los demás; perdonaba duras injurias, estando persuadido de que era digno de mayores penas por sus pecados.
Procuraba traer al buen camino con todas sus fuerzas a los pecadores; asistía complaciente a los enfermos; proporcionaba comida, vestidos y medicinas a los débiles; favorecía con todas sus fuerzas a los campesinos, a los negros y a los mestizos que en aquel tiempo desempeñaban los más bajos oficios... »


Lima Virreinal, Fernando Brambila (1763-1834)


San Martín de Porres en las Tradiciones de Ricardo Palma


Fray Martin y el albañil


Fray Martín de Porres, en vida y después de muerto, hizo milagros por mayor. Hacía milagros con la facilidad con que otros hacen versos.

Uno de sus biógrafos dice que el prior de los dominicos tuvo que prohibirle que siguiera milagreando (perdonando el verbo) :
- « Hermano Martín, le prohíbo que siga haciendo milagros sin mi permiso. »

Fray Martín contestó :
- « Como usted ordene reverendo padre. »

Pero un día se resbaló un albañil de un andamio muy alto que estaba reparando el claustro, y gritó :
- « ¡Sálveme, Fray Martín! »

Fray Martín alzó las manos y le contestó :
- « ¡Espere hermanito, que voy a pedir permiso a mi superior! »

Y se dice que el albañil se mantuvo flotando mientras regresaba Fray Martín.

Cuando Fray Martín fue a pedirle permiso a su superior, éste le respondió :
- « ¿Qué permiso te voy a dar si ya has hecho el milagro ? En fin anda y termínalo, pero que no se repita. »


claustro dominico


Fray Martín y los pericotitos


Fray Martín de Porres tuvo especial predilección por los pericotes, incómodos huéspedes que nos vinieron casi junto con la conquista, pues hasta el año de 1552 no fueron esos animalejos conocidos en el Perú. Llegaron de España en uno de esos buques con cargamento.

Cuando ya nuestro lego desempeñaba en el convento las funciones de enfermero, los ratones campaban, como moros sin señor, en celdas, cocina y refectorio. Los gatos, que se conocieron en el Perú desde 1537, andaban escasos en la ciudad.

En los tiempos barberiles de Martín, un pericote era todavía casi una curiosidad; pues, relativamente, la familia ratonesca principiaba a multiplicar.

Aburridos los frailes con la invasión de roedores, inventaron diversas trampas para cazarlos, lo que rarísima vez lograban.

Fray Martín puso también en la enfermería una ratonera y, un ratonzuelo bisoño, atraído por el tufillo del queso, se dejó atrapar en ella. Libertolo el lego y colocándolo en la palma de la mano, le dijo:

San Martin y el pericotito - « Váyase, hermanito, y diga a sus compañeros que no sean molestos ni nocivos en las celdas; que se vayan a vivir en la huerta y que yo cuidaré de llevarles alimento cada día. »

El embajador cumplió con la embajada y, desde ese momento, la ratonil muchitanga abandonó claustros y se trasladó a la huerta.

Por supuesto que fray Martín los visitó todas las mañanas, llevando un cesto de desperdicios o provisiones, y que los pericotes acudían como llamados con campanilla.

Mantenía en su celda nuestro buen lego un perro y un gato, y había logrado que ambos animales viviesen en fraternal concordia. Y tanto que comían juntos en la misma escudilla o plato.

Mirábalos una tarde comer en santa paz, cuando de pronto el perro gruñó y encrespose el gato. Era que un ratón, atraído por el olorcillo de la vianda, había osado asomar el hocico fuera de su agujero. Descubriolo fray Martín y, volviéndose hacia perro y gato, les dijo:

- « Cálmense, criaturas del Señor, cálmense. »

Acercose en seguida al agujero del muro y dijo :

- « Salga sin cuidado, hermano pericote. Paréceme que tiene necesidad de comer; apropíncuese, que no le harán daño. »

Y, dirigiéndose a los otros dos animales, añadió :

perro, pericote y gato - « Vaya, hijos, denle siempre un lugarcito al convidado, que Dios da para los tres. »

Y el ratón, sin hacerse de rogar, aceptó el convite y, desde ese día, comieron en un plato : perro, pericote y gato.


Reconstrucción 3D de los rostros de 3 santos


Los rostros de los santos limeños Santa Rosa de Lima y San Martín de Porres, así como del español, San Juan Macías, han sido reconstruidos por especialistas brasileños y peruanos, en febrero 2016, noviembre 2015 y setiembre 2015, respectivamente.

El equipo comenzó con la exhumación de los restos óseos de los santos fallecidos hace más de 300 anos, los cuales reposan en el Convento de Santo Domingo de Lima, para realizar análisis odontológico, antropológico y forense.

Luego se procedió a la impresión de los cráneos con la técnica 3D. La fase final consistió en la exposición de los bustos.

En el proyecto participaron las universidades de San Martín de Porres e Inca Garcilaso de la Vega, así como el Equipo Brasileño de Antropología Forense y Odontología Legal (Ebrafol).

reconstrucción rostros de San Martin de Porres, Sta Rosa de Lima y San Juan Macias
Reconstrucción 3D de los rostros de San Martin de Porres,
Santa Rosa de Lima y San Juan Macias

antiguas pinturas de San Martin de Porres, Sta Rosa de Lima y San Juan Macias
Antiguas pinturas de San Martin de Porres, Santa Rosa de Lima
y San Juan Macias

Bibliografía :


SP - Biografia de San Martin de Porres - biografiasyvidas.com,
SP - Biografia de San Martin de Porres - es.wikipedia.org,
SP - Biografia de San Martin de Porres - fraymartindeporres. wordpress.com,
CA - Biographie de St Martin de Porres - dominicains.ca,
FR - Biographie de St Martin de Porres - fr.wikipedia.org,
FR - Biographie de St Martin de Porres - avecmariepourjesus.net,
USA - Biography of St Martin de Porres - anaflora.com,
USA - Biography of St Martin de Porres - biography.com,
IE - Biography of St Martin de Porres - catholicireland.net,
USA - Biography of St Martin de Porres - catster.com,
UK - Biography of St Martin de Porres - en.wikipedia.org.
USA - Biography of St Martin de Porres - franciscansisters peoria.org,
USA - Biography of St Martin de Porres - holyspiritinteractive.net,
USA - Biography of St Martin de Porres - itmonline.org,
USA - Biography of St Martin de Porres - jesuschristministry. blogspot.fr,
USA - Biography of St Martín de Porres - newworldencyclopedia.org,
USA - Biography of St Martin de Porres - notablebiographies.com,
PE - ¿ Cómo el culto a San Martín de Porres se extendió en el mundo ? - elcomercio.pe,
USA - From a homily given at the canonization of Saint Martin de Porres by Pope John XXIII - liturgies.net.
FR - L'Histoire de Saint Martin de Porres - philosophiedu christianisme.wordpress.com,
FR - Le vrai visage de Saint Martin de Porres - reinformation.tv,
PE - Los milagros escondidos de San Martín de Porres - aweita.pe,
USA - Miraculous Prayer to Saint Martin de Porres to ask for urgent financial help - catholictruth.net,
SP - Oraciones a San Martín de Porres - devocionario.com,
FR - Qui était Saint Martin de Porres ? - sainteodile.fr,
USA - Reconstructed face of St. Martin de Porres - catholicnews agency.com,
USA - Reconstructed face of St. Rose of Lima - catholicnews agency.com,
USA - Reconstructed face of St. John Macias - commons. wikimedia.org.
PE - Reconstruirán rostros de confesores peruanos - americasistemas.com.pe,
VA - Rito de Canonización del Beato Martín de Porres, Homilía de su Santidad Juan XXIII - w2.vatican.va,
USA - Saint Martin De Porres, Apostle of Charity, Pope John XXIII - crossroadsinitiative.com,
UK - Saint Martin de Porres, Cooperator Brother or Member of the Third Order ? - op.org,
FR - Saint Martin de Porres, Frère dominicain à Lima - nominis.cef.fr,
USA - Saint Martin De Porres, Our Dominican Heritage - nashvilledominican.org,
USA - Saint Martin de Porres, Patron of Social Justice - biography.yourdictionary.com,
FR - Saint Martin de Porres, Religieux du Tiers Ordre de Saint Dominique - reflexionchretienne.e-monsite.com,
FR - Saint Martin de Porres, Religieux du Tiers Ordre de Saint Dominique - livres-mystiques.com,
FR - Saint Martin de Porres, Religieux du Tiers Ordre de Saint Dominique - har22201.blogspot.fr,
USA - Saint Martin de Porres, the Saint of the Broom - aquinasandmore.com,
USA - Saint Martin de Porres' Story - franciscanmedia.org,
SP - San Martín de Porres - dominicos.org,
SP - San Martín de Porres, Fray Escoba - webcatolicodejavier.org,
USA - San Martín de Porres, Religioso Dominico - corazones.org,
PE - San Martín de Porres : Últimas Noticias - aciprensa.com,
SP - San Martín de Porres y su amor por los animales - fray martindeporres.wordpress.com,
FR - Vie de Saint Martin de Porres - paris.catholique.fr,
USA - Why Did Saint Martin De Porres Become a Saint ? - biography.yourdictionary.com.


retour


curé
¡ Hasta pronto !